martes, 7 de julio de 2009

Mejora el entorno para hacer reformas

El PRI está interesado (muy interesado diría yo) en hacer reformas estructurales.

El Gobierno Federal está interesado en hacer reformas estructurales (y, en esa medida, los legisladores del PAN estarán interesados en hacerlas).

Si se ponen de acuerdo con eso basta (no requieren del PRD que quién sabe en qué esté interesado; amén de que hay, al menos, dos o tres "perredés" incompatibles entre sí).

¿Se pondrán de acuerdo? Hay altas probabilidades de que sí. Primero, porque la agenda de tales reformas (al menos, en el papel) es bastante clara y genera un consenso más o menos amplio y, segundo, porque ambas partes - el PRI y el Gobierno Federal- pueden ganar con la agenda reformista.

Sé que estas previsiones le resultan candorosas o increíbles a muchos que albergan un justificado escepticismo acerca del interés del PRI en el futuro del país. Tienen razón en ser escépticos: En términos generales ningún político, en ningún país del mundo, es altruista, pero las reformas no las hacen los altruistas, sino los pragmáticos. Y un elemental sentido práctico le indica, a cualquiera que no sea un desquiciado, que alcanzar el poder -digamos, la Presidencia de la República- no vale la pena si lo que se va a obtener es un poder endeble, limitado a administrar la decadencia y a lidiar con el hartazgo de la sociedad.

Si analizamos el historial del equipo de legisladores especialistas en economía que ha colocado el PRI en la futura Cámara de Diputados veremos que se trata de un equipo de primera división - mucho mejor que el que tuvieron en las últimas legislaturas, mucho mejor que el equipo actual de especialistas del PRI en el Senado, mucho mejor que el equipo, casi inexistente, que el PAN logró colocar para la futura Cámara de Diputados. Un equipo que sabe de qué se trata eso de las dichosas "reformas estructurales" y que sabe que tales reformas (no las ideales, pero al menos las posibles) son indispensables para darle viabilidad a cualquier gobierno más o menos exitoso. Porque tienen experiencia técnica al servicio de diversos gobiernos es un equipo de pragmáticos, más que de ideólogos.

Del otro lado de la mesa está el Gobierno Federal que cuenta, también, con cuadros técnicos altamente calificados; la mayoría no son del PAN, pero han servido con gran lealtad y eficacia al gobierno de Felipe Calderón. También son pragmáticos y negociadores; también saben, porque lo han vivido a lo largo de muchos años, cuáles son los obstáculos que deben removerse para darle viabilidad al desarrollo futuro de México.

Esto no significa que se vayan a lograr las reformas ideales, ni que el trabajo vaya a ser sencillo. Tampoco significa que las reformas se vayan a dar en el orden técnicamente adecuado, ni con la mejor secuencia. Tampoco que se lograrán todas las reformas deseables, pero las condiciones están dadas para que salgan adelante varias de ellas.

Por lo pronto, parece haber una obsesión, que tiene algo de miopía, respecto de la reforma fiscal. Esta obsesión se acompaña de la presunción de que todo se reduce o se agota en el famoso y gastado asunto del IVA en alimentos y medicinas. Sin embargo, se trata de un enfoque miope. La fiscal puede ser la reforma más urgente desde el punto de vista de los políticos (lo que es lógico porque estamos hablando de cómo hacer crecer el pastel de recursos públicos, que manejan los políticos, o de cómo evitar que el pastel se haga cada vez más pequeño), pero no necesariamente es la más importante para incrementar la productividad del país.

Lo anterior significa que sí, que una reforma fiscal se tendrá que poner muy pronto sobre la mesa pero no significa que se vaya a quedar atascada en el asunto del IVA a los alimentos y a las medicinas. Más todavía: la línea de la anterior reforma, la de 2007 con el impuesto a tasa única (que cerró muchos huecos propicios para la evasión y la elusión tributarias, pero no todos los necesarios) muy probablemente marcará la pauta. Ya veremos.

Sin embargo, hay otro conjunto de reformas estructurales que, a mi juicio, son mucho más importantes. Son las reformas dirigidas a desatar toda la productividad aletargada en la economía mexicana: La reforma laboral y las reformas para llevar la competencia, de una vez por todas, a todos los mercados, especialmente a los que son estratégicos, como las telecomunicaciones y el transporte. Y, bien presentadas y mejor hechas, pueden tener efectos más o menos inmediatos en el bienestar de todos los mexicanos, entre otras cosas porque todos somos consumidores.

El principal obstáculo para estas reformas, obviamente, serán los poderosos intereses afectados. Pero aquí los políticos, del PRI y del PAN, tienen un incentivo muy importante: Ya se dieron cuenta de que hay que disminuir el poder de esos grupos de interés, porque se trata de un poder desorbitado que amenaza y subordina al poder del Estado...y al poder de los políticos. Los políticos de ambos partidos - los inteligentes, no la infantería a la busca de pequeños beneficios personales de muy corto plazo- saben también que su propia supervivencia depende de que puedan demostrar, para decirlo coloquialmente, quién manda aquí, ¿el Estado o un puñado de negociantes que ahora hasta se dan el lujo de colocar a sus colaboradores en los gobiernos o en el Congreso?

En resumen: Sí hay un mejor entorno para hacer reformas estructurales, quienes pueden hacerlas pueden ganar mucho, y para muchos años, con ellas. En esa medida estarán interesados en sacarlas adelante. El PRI no regresará al poder en el 2012, ya regresó el domingo pasado; no querrá perderlo por miopía o resignándose -por paradójico que parezca- a la impotencia.

Ya veremos si estoy pecando de candoroso.

5 Comentarios:

Blogger Francisco Javier Rovalo dijo...

Comparto tu punto de vista.

julio 07, 2009  
Anonymous Rodrigo dijo...

Que bueno que seas optimista. En otro pais creo que ese seria el descenlace, en Mexico, no se.
Es casi un hecho que se va Carstens de Hacienda, quien ocupara su lugar? se rumora que regresara Gurria... pero sabemos que Calderon tiene una proclividad a nombrar colaboradores cuyo unico merito es una lealtad incondicional a su superior y curiosamente ocupan aquellas secretarias que mayores reformas requieren.

Del lado del PRI, esta en su interes ver como recabar mas dinero, pero honestamente, aumentar la productividad significa debilitar lo que le da fortaleza al partido.. corporativismo, dadivas, analfabetos funcionales, etc.

Aunque al final no les queda de otra, creo que nadie en Mexico desea que sea degradada la calificacion de nuestra deuda, asi que habra un incentivo muy fuerte para aprobar nuevos impuestos, etc. El problema es que caeremos en el circulo vicioso de exprimir al contribuyente cautivo (ya lo dijo hoy Paredes, no habra IVA a alimentos y medicinas).

julio 07, 2009  
Blogger Ricardo Medina Macías dijo...

Francisco Javier: Gracias por el comentario y me alegra que tú también veas el entorno favorable para las reformas.
Saludos

Ricardo

julio 07, 2009  
Blogger Ricardo Medina Macías dijo...

Rodrigo:
1. Sería divertido - si no acabara convirtiéndose en algo fastidioso- la tendencia de los mexicanos a creernos diferentes y únicos. "En otro país sería posible, pero en México no". ¿Por qué?, ¿porque es diferente nuestro ADN colectivo, si acaso tal disparate existe?, ¿por qué aquí se apareció la Virgen de Guadalupe?, ¿por qué le quemaron los píes a Cuauhtémoc?
No, en México los políticos (y los ciudadanos) se comportan más o menos igual que en cualquier otro país, de acuerdo con los incentivos que perciben para hacer o dejar de hacer algo.
2. ¿Es casi un hecho que Carstenes se va?, perdón, Rodrigo, pero ¿cómo lo sabes?, ¿te lo dijo el interesado?, ¿te lo confío, en alguna conversación privada, el Presidente?, o ¿estás repitiendo un rumor malintencionado que echó a rodar con total irresponsabilidad y falta de ética (nada nuevo en él) Raymundo Riva Palacio y que repitieron después personajes tan "bien informados" como el personero del grupo Prisa en México, Antonio Navalón? Seamos serios. Considero que el Presidente Calderón tiene la suficiente inteligencia como para no deshacerse de el mejor negociador político con el que cuenta para llegar a forjar acuerdos con el Congreso y con todos los partidos. Basta preguntarle a cualquier legislador mexicano a quién consideran el negociador más confiable que tiene el gobierno actual, y te aseguro que más del 80 por ciento te contestará que al Secretario de Hacienda. No atiendo chismes de orígenes y motivaciones desconocidas, pero seguramente inconfesables. Si eso pasara - la salida de Carstens- entonces no habrá reformas. Lo sabe el Presidente y el Presidente sí quiere que haya reformas y acuerdos.
3. Aclaraciones:A. Me alegra que alguien se alegre por algo que me sucede a mí, gracias; pero no creo ser optimista. Estoy tratando de hacer un análisis realista, tal vez me equivoco, tal vez el análisis está mal hecho pero hay que rebatirlo con hechos y datos serios, no con "borregos". B. Todos los políticos obedecen a incentivos más o menos egoístas, no sólo los que pertenecen al PRI.

julio 07, 2009  
Anonymous A. Durán dijo...

Sr. Medina, dado que su punto de vista coincide con el Sr. Roiz me permito darle mi opinión, tal como se la hice llegar a él. Saludos.

AD
-------------------------
Disiento totalmente de lo que expresa.

Primero, es el PRI, no el PRD, quien ha bloqueado consistentemente todo intento de reforma en ambos sexenios panistas. Inclusive han llegado hacer del "no IVA a alimentos y medicinas" un principio teológico (sin considerar, además, de que ningún partido que aspira al poder vota por elevar significativamente los impuestos). Segundo, las reformas que requiere México para crecer implican, necesariamente, perjudicar a sus clientelas políticas esenciales (grandes sindicatos, burocracias federal y estatales, oligopolistas y monpolistas privados). El PRI no va a suicidarse afectando a esos intereses. Tercero, el PRI arrasó en las elecciones con base en el desencanto y desmovilización ciudadana (Calderón fue un ¿estúpido? cuando consintió la "reforma" electoral, causa primera de esa desmovilización y generadora del movimiento ¿imbécil? del anulismo). ¿Para qué movilizar políticamente al electorado con grandes medidas de política?. Cuarto, y relacionado con lo previo, el PRI domina mayormente en entidades atrasadas, donde la pobreza impera (Puebla, Verzcruz, Oaxaca, Durango, etc.). El PRI sabe que una ciudadanía más pudiente y educada atenta de inmediato contra su dominio. Quinto, existe este atavismo primitivo entre los mexicanos de creer que es preferible tener a un "papá" irresponsable y corrupto que afrontar el futuro por propios medios (remember Santa Anna- Don Porfirio-presidentes priístas).

Sr. Roiz, las cosas han llegado a un punto en que la prosperidad -en todo sentido- del PRI depende del estancamiento económico a largo plazo. Saben ahora fehacientemente que no necesitan hacer realmente nada para recuperar la presidencia. De hecho, el pobre buey de Calderón se llevará todo el descrédito por el estancamiento que viene e inclusive el del arranque de la siguiente presidencia priísta. Espero cualquier pseudo-reformilla en 2011, estilo la petrolera, y no más.

Atentamente:

Alejandro Durán

julio 07, 2009  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal