lunes, 8 de junio de 2009

“No necesitamos periódicos, necesitamos periodismo”

¿De dónde surgió la ocurrencia del “voto blanco” que tantas palabras, la mayoría vanas, ha generado en las columnas de opinión de los periódicos? De la Internet. Un usuario de “Facebook” escribió en su muro una pregunta: ¿Tiene el mismo valor en el mercado político abstenerse que votar en blanco?, y la bola de nieve creció, atrapando a un puñado de comentaristas, ávidos de material “nuevo” para disputarle a sus colegas la declinante notoriedad que proporciona pontificar en letras impresas. Los presuntos “líderes” de opinión siguieron cual corderitos las inquietudes de un desconocido.

El sorprendente éxito de la escocesa Susan Boyle, madura solterona poco agraciada, cantando ante un auditorio escéptico y desencantado una de las hermosas piezas del musical “Los Miserables” ya había sido visto, oído, comentado y compartido por varios millones de personas a través de la red, cuando un viejo presentador de noticias en la televisión mexicana lo quiso vender a su auditorio como una primicia.

La semana pasada el columnista de negocios Marco Antonio Mares apuntó que varios abogados oficialmente al servicio de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes habían actuado de manera tan incompetente en un litigio del gobierno federal contra una empresa de telefonía que sólo cabía la sospecha de que se trataba de infiltrados al servicio de quien debió ser su adversario en los tribunales. El incómodo asunto fue sofocado y aparentemente no pasó a mayores en los medios convencionales, pero generó un interesante análisis en la red – ver “Asuntos Capitales”, www.asuntoscapitales.com – donde se develó que la existencia de “topos” (al estilo de los dobles agentes en el espionaje) infiltrados en los tres poderes federales – ejecutivo, legislativo y judicial –es ya un gravísimo problema de gobernabilidad frente al insaciable poder de quienes tienen posiciones dominantes en los mercados.

Son sólo tres ejemplos al vuelo – y podría citar centenares- que nos avisan a gritos que el periódico convencional agoniza. ¿Cuántas personas menores de 35 años consideran útil hoy día suscribirse a un periódico impreso?, ¿cuántos profesionales exitosos obtienen la información relevante para su vida personal y profesional, de un medio convencional, como el periódico, la radio o la televisión?

Lo más dramático no es este cambio, sino la resistencia de los grandes dinosaurios a evolucionar. (Por cierto, este comentario que usted está leyendo aparecerá impreso en papel en un periódico casi 24 horas después de que apareció aquí, y no hay forma en la que los viejos periódicos, atados a modos de producción y difusión obsoletos puedan evitar esta competencia ruinosa para ellos).

Etiquetas: , , ,

1 Comentarios:

Blogger Francisco Javier Rovalo dijo...

Por salud me abstengo de asomarme en la mayoría de los medios informativos. Los más aceptables hay que verlos con el cambiador en la mano tratando de dar con el resumen informativo.

Yo creo que la mayoría de gente es poco crítica, muy dada a la idolatría y en estos medios no busca informarse sino emocionarce. El noticero del payaso tenebroso es un buen ejemplo.

Por mi experiencia se que es tardado vender calidad, cuesta trabajo empezar por que se compite con las mentiras de otros, sin embargo, una vez que te conocen deficilmente te dejan y eso te da un crecimiento sólido.

Ojalá un día te animes a presentar una propuesta periodísitca seria.

junio 08, 2009  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal