domingo, 8 de marzo de 2009

Entiende, Obama: La respuesta está fuera de casa

Estados Unidos no saldrá solo de esta crisis. Estados Unidos necesita ahorrar más, para lo cual necesita más clientes en el mundo; para lo cual, a su vez, necesita contar con más trabajadores jóvenes y productivos que produzcan más de lo que consuman. Ese excedente de población trabajadora que requiere no está en Estados Unidos, sino fuera de sus fronteras.

Estados Unidos tiene que abrir sus fronteras a esos inmigrantes jóvenes y calificados de todo el mundo y tiene que impulsar en serio el libre comercio mundial.

No hay manera de restaurar el precario equilibrio anterior: Estados Unidos como gran consumidor-deudor y las economías emergentes como grandes exportadores-acreedores.

La principal falla de todo lo que hasta ahora ha hecho Washington ante esta crisis es que se ha concentrado en la sala de urgencias, actuando espasmódicamente y con respuestas casuísticas, en lugar de diseñar respuestas duraderas. Y aún más grave: Como ha sucedido otras veces en su historia, Estados Unidos es víctima de sus inclinaciones aislacionistas.

El próximo 2 de abril, en Londres, será la próxima reunión del G-20 y el gobierno de Barack Obama no ha dado muestras de comprender la importancia crucial de que para esa fecha Estados Unidos asuma sin titubeos el liderazgo de una respuesta global a la crisis en dos vertientes : liberalización comercial y liberalización migratoria.

Pese a lo que leemos todos los días en los periódicos, el síntoma más grave de esta crisis es el acelerado encogimiento del comercio mundial. El pastel se ha reducido tal vez en más de un tercio de su tamaño y en términos netos el mundo es hoy mucho más pobre que en agosto pasado. Los episodios de turbulencia en los mercados y de grandes empresas quebradas son sólo manifestaciones ostentosas de un mal más profundo: Se ha roto el equilibrio global que generaba riqueza y la respuesta no es renunciar a la globalización, sino incrementarla: liberalizar en serio el comercio mundial y facilitar de veras los flujos migratorios de trabajadores calificados.

El gran pecado del gobierno de Estados Unidos en esta crisis (incluido de manera destacada el Congreso; que ha sido miope y mezquino) han sido sus respuestas egocéntricas. No se salvarán solos, pero sí pueden hundirnos a todos, como lo haría un gran oso torpe y ciego que no mide las consecuencias de sus movimientos atolondrados.

Etiquetas: , , , , ,

3 Comentarios:

Blogger Rodrigo dijo...

Yo agregaria en comentar, que no puede dejar a paises como los de Europa del Este a la deriva. Su crisis es mas grave y peligrosa que la de las hipotecas subprime gringas. Ademas los mercados saben de la inoperabilidad de la Union Europea, por lo que ya estan castigando fuertemente a los paises en riesgo, creando un circulo vicioso. Si estos estados colapsan, caeran inmediatamente estados fuertes como Austria y debiles como los PIGS y la Union Europea se hundiria aun mas en la crisis. Estados Unidos no puede permitir que sus clientes y los clientes de sus clientes colapsen.

Es necesario recapitalizar al IMF, ya que se ha quedado muy pequenio e imposibilitado para poder llevar a cabo un rescate que en un worst case scenario se calcula en un trillon (de los gringos) de dolares.

Ahorita no hay realmente un lider mundial, todos estan preocupados en sus problemas locales. Lo natural seria que Obama asumiera ese rol en el mundo, pero no parece dar muestras de estar demasiado interesado.

marzo 09, 2009  
Blogger Rodrigo dijo...

Por cierto, queria comprar tu nuevo libro, pero el vinculo a la tienda no funciona.

marzo 09, 2009  
Blogger Mariana M. dijo...

Papá,

Ojalá que en el G-20 alguien le diga a Obama que el Employ American Workers Act es una necedad. Pero es de esperarse la cerrazón. Después de la Depresión de 1920 vino Smooth-Hawley, creo que por acá tienen el mundo al revés.

Mariana

marzo 11, 2009  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal