miércoles, 15 de abril de 2009

Estados Unidos: Una guerra estúpida

“Criminal”, “estúpida”, “fallida”, “errónea”, “mal dirigida”, “autodestructiva”, “desastrosa”, “inmoral”.

Todos estos adjetivos, y algunos más, se aplican a la “guerra contra las drogas” que desde hace décadas lleva a cabo Estados Unidos. No son calificativos que a mí se me hayan ocurrido, es una seria y fundamentada opinión editorial publicada el lunes en el Financial Times (FT) y destacada en su primera plana. La firma uno de los colaboradores más prestigiados del diario especializado: Clive Crook.

La severa crítica tiene sólidos fundamentos y parte de una tesis bien conocida:
“Aun un observador casual puede ver que la mayor parte del daño causado en los Estados Unidos por las drogas ilegales es resultado del hecho de que tales drogas sean ilegales, no del hecho de que sean drogas”.

Otras drogas, legales, como el alcohol o el tabaco, sin duda causan estragos en la salud, en la economía y hasta en la convivencia social, pero al ser drogas legales son reguladas, y tales daños son infinitamente menores que los causados por las drogas prohibidas y perseguidas.

La sociedad y los gobiernos han logrado establecer mecanismos de control en el caso de las drogas permitidas: van desde los impuestos hasta fuertes restricciones, conocidas y aplicadas ampliamente, que permiten que el Estado (entendido como el conjunto del gobierno y la sociedad) conozca y controle quién produce las drogas, cuáles son sus canales de distribución, quién puede tener acceso a ellas, en qué proporción, a qué precios, en qué condiciones, bajo qué controles de calidad.

Además, la regulación entendida en sentido amplio (lo que incluye los llamados “impuestos al pecado”) genera ingresos fiscales que se destinan - al menos en parte- a tareas de prevención y combate de las adicciones, así como a sufragar los gastos que genera la atención y el cuidado a los adictos.

Desde el punto de vista de los principios, que es lo más importante si no queremos convertirnos en una manada de cínicos, estas regulaciones aplicadas a las drogas permitidas preservan y respetan la base de toda democracia: la libertad y la responsabilidad personales. Toda democracia que se respete o se sustenta en principios liberales clásicos o degenera en dictadura de la chusma.

México, obligado por la vecindad con Estados Unidos, está atrapado en esta guerra idiota e inmoral. Parece imposible eludir esta tragedia -una tarea absurda, costosa e inútil, promotora del crimen-, mientras el gobierno de Estados Unidos no abandone un enfoque tan estúpido.

¿Hasta cuando?

Etiquetas: , , , , ,

9 Comentarios:

Anonymous axa dijo...

ja, que curioso, leí el reporte original el lunes. para más datos:

http://www.cato-at-liberty.org/2009/04/02/new-study-drug-decriminalization-in-portugal/

abril 15, 2009  
Blogger Martxele dijo...

Ricardo ¿Apoya la legalización de las drogas?

abril 15, 2009  
Blogger Ricardo Medina Macías dijo...

Martxele: Sí.

Ricardo

abril 15, 2009  
Blogger Sue Alteza Real dijo...

Gracias por tratar este tema además de las cuestiones económicas desde una postura liberal, Don Ricardo.

:)

abril 15, 2009  
Blogger Ramón Mier dijo...

El tráfico de drogas genera violencia porque su tráfico es ilegal.

Si la venta de viagra fuera ilegal, también generaría violencia.

La violencia tiene su origen en la prohibición, no en la droga en sí misma, un caso muy disinto al de un secuestro, que es en sí mismo violento y por ello está prohibido.

Este tipo de prohibiciones generan violencia y tienen efectos cotraproducentes. Hoy en día, por ejemplo, para un menor de edad es más facil comprar drogas como el éxtasis o la mariguana que alcohol.

Quien vende alcohol evita venderlo a menores por temor a perder su permiso para vender dicho producto. Quien vende drogas prohibidas no necesita permisos.

abril 20, 2009  
Blogger Martxele dijo...

La droga es ilegal porque es mala, no porque sea ilegal es mala. De seguir por esa ruta legalicemos el asesinato (claro, regulando las condiciones y las circusntancias en las que se da) y seguramente abatiriamos la violencia y los daños a terceros ¿qué tal? Sí, algo asi como los duelos del pasado ¿no les gusta?

abril 20, 2009  
Blogger Martxele dijo...

Otra: ¿por qué no legalizar el dopaje deportivo (muchos, muchos se dopan)? Además tendríamos espectaculos fantásticos (más alto, más rápido, más fuerte) ¿no?

abril 20, 2009  
Blogger Cronos dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

abril 20, 2009  
Blogger Cronos dijo...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

abril 20, 2009  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal